Carlos Alberto Fonseca: Nací dibujando

ver fotos

Es un hombre de trayectoria excepcional en el mundo de la publicidad y la ilustración, cuyo trabajo inicial estuvo ligado a la reconocida agencia Leo Burnett, de la cual fue su director de arte cuando apenas contaba 15 años de edad. Anécdotas, historias, y relatos sobran en la mochila de recuerdos de quien es hoy caricaturista estelar del diario Últimas Noticias y Noticiero Digital, entre otros medios

Su gran mentor fue Aquiles Nazoa, a quien recuerda con gran respeto, porque le enseñó algo muy importante en la vida: valorar las cosas que realmente lo merecen. “Nací dibujando. Es algo que me gustó desde que tengo uso de razón. Recuerdo que los Estudios Disney, allá por los años 50, promovieron un concurso de dibujo a nivel nacional, a través del Ministerio de Educación. Mi maestra vio la oportunidad y me inscribió; días después me llegó la noticia: había ganado”. Una victoria que no fue vista en su justa dimensión por su madre, quien no permitió que Carlos Alberto reclamara el premio: viajar a Estados Unidos para profesionalizarse. “De cualquier manera, los estadounidenses se las arreglaron y me ubicaron en la oficina de Leo Burnett en Caracas. Incluso, me becaron para estudiar periodismo. Luego pude viajar a Chicago, Nueva York, y aprender de los centros de publicidad más reconocidos. Trabajé para Leo Burnett hasta mi jubilación”, exclama con orgullo.

Fonseca se considera un hombre con suerte, si toma en cuenta que tuvo una formación familiar muy afianzada, donde los valores y el amor siempre eran (y son) lo primordial. “Me ha ido bien; no podía ser de otra manera. Lo importante es ser buena persona, contar con valores sólidos y mantener un solo discurso”, remata.

La honestidad es la mayor riqueza

“Una persona deja de ser mediocre cuando es honesto consigo mismo. Soy honesto como publicista, como trabajador, como caricaturista”, afirma. Para Fonseca, el dibujo no es lo más importante sino el mensaje y la simplicidad con la cual se le presenta al lector. “Trato de no faltarle el respeto a mis lectores. Más bien los pongo a pensar, porque tengo una responsabilidad en cuanto a cómo oriento mis mensajes. Hago caricaturas para que la gente piense, no para que se ría”.

Fonseca es un observador nato. Vive hablando con gente común y corriente, de todas las edades. También con los múltiples amigos que dice colecciona con gran afecto. “Ando con lupa viendo a los seres humanos, lo distinto que somos. Eso me conmueve”. Aunque se ha ganado innumerables premios a lo largo de su carrera profesional, no duda en afirmar cuál es su mayor conquista: “lo que me divierte es la vida en sí, que es como una película que hay que contar”.

A propósito de las circunstancias políticas que vive el país, Fonseca cree que estas aportan mucho a los caricaturistas, pero hay que marcar diferencias. “No pertenezco a partido político, porque yo tengo mi propia idea. No me gusta que me encierren en nada. Lo único que defiendo a muerte es la libertad, en cualquiera de sus terrenos”, razona con vehemencia. “Los caricaturistas somos unos seres de cierta sensibilidad, y entendemos el rol que nos corresponde. Somos una caja de resonancia de lo que piensa la gente. Por ello, nuestra responsabilidad es orientar a esa gente”.

Actualmente, Fonseca está de cabeza con la pintura al óleo. “Yo soy buen pintor”, afirma sin falsa modestia. “De cualquier manera, trato de mantenerme activo, trabajando. Mi vida es un proceso creativo permanente”, concluye. 

ver más de Primer plano con...
  • Texto/fotos: Luis Manuel Vargas
  • …y que lo sepa todo el mundo!